preloader

¿Es la marca una identidad o una responsabilidad?

Marcas que se esfuerzan por ser diferentes

La identidad de marca en los días anteriores solía ser el nombre, término, diseño, símbolo u otra característica distintiva que ayuda a los clientes a distinguir los productos y servicios. En los últimos días, la identidad de la marca constituye la promesa que le hace a su cliente y la experiencia que le brinda. Les ayuda a tener una idea de lo que los clientes pueden esperar de sus productos y servicios y qué diferencia sus productos y servicios de sus competidores.

Se cree que la marca es el activo intangible y, sin embargo, el activo más valioso de la empresa. Cada año, se configuran millones de nuevas empresas cada año, lo que representa aproximadamente 3-4 nuevas empresas se configuran cada segundo. Ahora, puede que se pregunte qué pasa con estas startups. Casi el 90% de estas startups fracasan, y la mayoría de las que sobreviven no pueden crear una marca por sí mismas. Para que una organización se enfrente a sus competidores y deje una marca, la marca es el primer paso. Tener una fuerte identidad de marca es muy necesario para tener un negocio exitoso.

Si bien la mayoría de las nuevas empresas y las PYME están en la carrera para mostrar su USP de manera más innovadora a través de la marca y la publicidad, una pregunta pasada por alto aparece nuevamente en nuestras mentes. ¿Es la marca una identidad o una responsabilidad?

La marca como identidad

La identidad de marca es la base de las campañas de marketing modernas. No importa el tamaño de su negocio, los especialistas en marketing ni siquiera pueden comenzar a desarrollar una estrategia de marca sin los elementos definitorios de su marca, y esto va mucho más allá del diseño del logotipo.

Desde los valores subyacentes que defiende su empresa, hasta la promesa que ofrece a los clientes, hasta el “tono de voz” que exhibe en sus esfuerzos de marca, crea la identidad de su marca cuidadosamente para formar una percepción específica en la mente de su audiencia. Su nombre, logotipo y los motivos visuales que utiliza en sus materiales de marca son parte de la formación de esta imagen a medida que busca influir en cómo sus clientes potenciales percibirán su negocio.

Ahora, hay un pequeño hecho que podemos deducir instantáneamente de esto: el concepto de una marca inherentemente conlleva emoción. Al presentar atributos en gran medida intangibles, una estrategia de marca sólida busca establecer una relación con la base de audiencia, generar confianza y promover la lealtad (“lealtad a la marca”, un término con el que se encontrará a menudo).

A medida que los números defienden a las empresas y definen estrategias, la marca presenta un fenómeno interesante del marketing del siglo XXI debido a su dependencia innata de las emociones. La pregunta es, ¿en qué medida la marca debe centrarse en las emociones? ¿Cómo logran los especialistas en marketing un equilibrio entre que la marca sea una identidad o una responsabilidad?

La marca como responsabilidad

La marca hoy se trata de llegar al cliente correcto, en el canal correcto, en el dispositivo correcto. Esta fragmentación y complejidad de la marca siempre activa ha llegado para quedarse y deben ser aceptadas por los vendedores inteligentes. Se acabaron los días en que una empresa podía construir una marca con un par de comerciales de televisión que evocaban la misma emoción. Hoy en día, los especialistas en marketing aprovechan emociones como la nostalgia, la sorpresa, la comodidad, la emoción, la felicidad, etc. para crear una identidad de marca auténtica y poderosa que influya positivamente en la percepción de los consumidores.

Bueno, eso es la marca cuando se toma como una responsabilidad. Los ganadores han sido marcas que resuenan significativamente con sus clientes y tienen una visión universal que impulsa su atractivo. Y ese atractivo depende en gran medida de cómo da vida a su marca en cada interacción durante el viaje del cliente y de las experiencias que crea para abrazar a sus clientes.

Las marcas basadas en la identidad deben combinar el significado ( datos que lo ayudan a comprender cómo la marca se entrelaza con las necesidades básicas de las personas ) y la tecnología que ayuda a conectarse con los clientes de manera efectiva y en sus términos. Estas marcas son expertas en comunicarse con su audiencia buscando permiso y conversación en lugar de bombardear a las personas con mensajes interrumpidos.

Conclusión

La marca tomada como identidad o responsabilidad no está tan lejos, después de todo. Parece que uno alienta al otro: la identidad de la marca busca aprovechar las emociones para influir en la intención de compra, pero la responsabilidad de la marca incluye datos y hechos que brindan información valiosa que dirige los esfuerzos de marca de la manera correcta.

Al final, necesitamos datos para comprender mejor lo que influye en nuestra audiencia, pero los datos no crearán una historia para nosotros. La marca de hoy realmente busca reflejar lo mejor de ambos mundos. ¿Crees que estás en el camino correcto para lograr un equilibrio entre la marca como identidad y responsabilidad?

Fuente: https://www.strawberrybranding.com/blogs/is-branding-an-identity-or-a-responsibility/

administrator

Post relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *